Dado que el asma afecta al sistema respiratorio, los alumnos asmáticos pueden sentirse inseguros ante el deporte. Por esta razón, el profesor de gimnasia tendrá que tener en cuenta esta situación, dándoles mayor confianza y haciéndoles progresar a su ritmo.

El deporte regular está altamente recomendado en todas las personas también en los niños y adolescentes con asma.

  • En las actividades en las que no se sientan tan cómodos, se tendrá que reforzar su participación.
  • Los ejercicios de precalentamiento antes de entrar en una actividad más intensa son beneficiosos para todos los alumnos, pero en el caso de los jóvenes asmáticos resultan todavía más necesarios.
  • En épocas de mucho frío será mejor que los asmáticos hagan ejercicios suaves, por ejemplo, en lugar de deportes o correr, es mejor pasear o hacer estiramientos. Estas recomendaciones serían para el ejercicio al aire libre, en zonas acondicionadas podrías hacer el deporte que toque.
  • En caso de alergia a los ácaros, el gimnasio deberá mantenerse bien limpio, ya que muchas actividades se hacen en el suelo o con el uso de colchonetas, que pueden acumular más polvo.
  • Las prácticas suaves (por ejemplo, el ping-pong, etc.) son útiles para evitar crisis inducidas por un gran esfuerzo físico. Si en medio de una actividad física siente ahogo, se le debe permitir tomarse el descanso que necesite.
  • En caso de alergia al polen, hay que vigilar las zonas ajardinadas, ya que puede haber una concentración elevada de polen que puede perjudicar seriamente al asmático. En este caso, se deberán buscar alternativas para las actividades en ese entorno. En épocas de polinización.
  • Un niño con asma bien controlada puede realizar cualquier actividad física que le guste. Un tipo de deporte muy apropiado para los niños y adolescentes asmáticos es la natación, ya que tiene menos capacidad de desencadenar una crisis.

Cómo actuar en caso de crisis durante el deporte:

Los síntomas más frecuentes son la aparición de tos, sensación de ahogo u opresión en el pecho. Si aparecen síntomas leves se recomienda descansar, muchas veces los síntomas remitirán con lo que se podrá reanudar la práctica deportiva. Si los síntomas no desaparecen o son más fuertes se recomienda administrar el tratamiento que el paciente tenga pautado y que siempre deberá llevar con él y esperar a que este haga efecto.

Para más información, te aconsejamos consultar el apartado en el Cole de la sección infantil de nuestra web, una sección pensada para que incluso los más pequeños de la casa se informen sobre su alergia y aprendan a prevenirla y a convivir con ella.