¿SABÍAS QUE…?

¿Sabías que… una misma vacuna puede incluir distintas vacunas?

Aunque se recomienda vacunar únicamente con los alérgenos que realmente nos producen alergia, hay personas que pueden tener alergia a varias sustancias. En los últimos años se han desarrollado nuevas vacunas en las que se puede incluir más de un alérgeno a la dosis total, siendo por tanto igual de eficaces. Esto permite ahorrar pinchazos y mejorar el cumplimiento, sin renunciar a la eficacia.

Otras curiosidades

  • ¿Sabías que… existe un tratamiento para la alergia al veneno de himenópteros?

    Las personas con alergia al veneno de abejas y/o avispas están en riesgo de sufrir reacciones graves en caso de picadura. Existen vacunas específicas que previenen el riesgo de reacciones graves en caso de nuevas picaduras, y se recomienda administarlas siempre en un centro hospitalario. La duración del tratamiento suele ser de 5 años, aunque siempre debe personalizarse en función del tipo de reacción y el riesgo de sufrir nuevas picaduras, por lo que en ocasiones puede prologarse durante más tiempo.

  • ¿Sabías que… en verano se suelen realizar campamentos para niños con alergias?

    En verano es posible encontrar actividades organizadas para colectivos con necesidades especiales, como por ejemplo, convivencias para niños con alergia. En muchas ocasiones, las asociaciones de pacientes o científicas están involucradas en la organización, es cuestión de ponerse en contacto con la más cercana para conocer el programa. En estos campamentos, los niños disfrutan atendidos por personal especializado, al mismo tiempo que se aprovecha para ahondar en la educación de su enfermedad, pero siempre desde un punto de vista lúdico.

  • ¿Sabías que… en primavera incrementa el riesgo de picaduras de abejas?

    Esto se debe a que la primavera suele ser época de floración, periodo en el que las abejas inician su actividad de recolecta. La floración puede alargarse hasta otoño, aunque el pico máximo en nuestro país se da en mayo. Además, con el buen tiempo, también se dedica más tiempo a las actividades exteriores, en el campo o jardines, lo que hace que estemos más cerca de las abejas y se puedan producir más picaduras.

¿Más curiosidades?