Tipos de alergia


Hay tantos falsos mitos sobre la alergia como alérgenos que las provocan. Por eso te resumimos de forma clara y sintética la información esencial de cada tipo de alergia.

Alergia al polen

El polen son pequeñas partículas que se forman en las plantas y que son esenciales para su proceso de reproducción. Son partículas muy pequeñas que viajan por el aire, de modo que al quedar suspendidas en el ambiente suponen una de las principales causas de la alergia tanto en ambientes urbanos como rurales.

La producción de polen por parte de las plantas puede variar en función de la especie. Es decir, algunas plantas producen y liberan el polen durante la primavera, mientras que otras lo hacen en verano o bien durante todo el año. Por este motivo es importante consultar frecuentemente los calendarios y mapas polínicos, ya que nos ayudan a conocer en qué época del año y en qué regiones hay mayor cantidad de polen.

Alergia al polvo

El polvo de las casas está formado por miles de pequeñas partículas que se van acumulando, como son restos de tejidos, escamas de piel de personas que vamos soltando continuamente, pelos de animales, restos de comida, etc.

En este diminuto mundo es donde viven unos animales muy pequeños, los ácaros. Estos animalitos son parientes lejanos de las arañas, y si los vemos bajo una lupa tienen cierto parecido con ellas. Los ácaros son totalmente inofensivos, simplemente están en las casas porque les gusta alimentarse de las partículas del polvo (les gustan sobre todo las escamas de piel que se nos desprenden) y porque están calientes y cómodos. Sin embargo, hay veces que algunas personas desarrollan alergia frente a los ácaros.

Las partículas del polvo en sí pueden generar alergia en algunas personas, pero normalmente son los ácaros los que causan la alergia. Por ello, cuando se habla de alergia al polvo en general nos referimos a los ácaros.

Además del alimento, lo que más les gusta a los ácaros es un ambiente húmedo. Los ácaros no beben agua líquida, en cambio, cuando tienen sed cogen el agua que necesitan del aire que les rodea, así que donde hay mucha humedad están muy a gusto (como al lado del mar). Sin embargo, evitan estar en los lugares donde el aire sea seco.

Hay muchos tipos de ácaros, pero hay algunas especies a las que les gusta especialmente estar en el polvo de las casas, tanto, que se les llama "ácaros del polvo". Estos ácaros son los más abundantes, especialmente en las costas como puedes ver en los siguientes mapas: Dermatophagoides pteronyssinus y Dermatophagoides farinae.

Alergia a animales

La alergia a animales habitualmente se refiere a la alergia a la piel, pelos u otras pequeñas sustancias de los animales de pelo. Otros animales, como los de pluma o los reptiles, también pueden causar alergia.

Los principales alérgenos causantes de la alergia a animales son los epitelios, es decir, no el pelo en sí, sino las escamas microscópicas de piel que desprenden cuando ésta se renueva (igual que ocurre en las personas). Estas escamas (o partículas de caspa) llevan adheridas las secreciones de las glándulas sebáceas y salivares que contienen los alérgenos. Se acumulan así en el suelo o suspendidos en el aire durante largos periodos de tiempo, de modo que las personas entran en contacto con ellos al tocar un objeto o, simplemente, al respirar.

La alergia a los epitelios de animales es una de las alergias más fáciles de identificar y controlar, ya que los animales son fácilmente visibles.

Alergia a hongos y mohos

La alergia respiratoria a hongos o mohos es aquella que se produce, en algunas personas, tras el contacto con estos organismos microscópicos que se pueden juntar para formar colonias que se ven a simple vista.

Los hongos se pueden encontrar en muchos sitios, pero hay algunos que viven muy bien en el interior de las casas. Los hongos no son plantas y no necesitan la luz para crecer (por eso no son verdes), pero sí necesitan calor, y sobre todo humedad por lo que prefieren estar en las zonas húmedas, como las duchas. Además, para crecer en otros sitios, los hongos sueltan pequeñas semillas llamadas esporas que son muy abundantes en el aire de las casas donde hay hongos.

Alergia a insectos

Cuando hablamos de alergia a los insectos, principalmente nos referimos a alergia al veneno de sus picaduras, ya que no es habitual que los propios insectos causen alergia. Los principales insectos causantes de alergias en nuestro ámbito son las abejas y las avispas. Estos insectos forman parte de la familia de los himenópteros. Si quieres conocer más acerca de la alergia a los himenópteros, haz clic aquí.

Las picaduras de estos insectos pueden causar una reacción local en muchas personas, sean o no alérgicas, que incluye enrojecimiento de la piel, ligera inflamación y dolor alrededor de la zona de la picadura. Estas reacciones, aunque pueden ser molestas, tienden a ser leves y desaparecen al cabo de unas horas.

En cambio, en las personas alérgicas tiene lugar una reacción general (síntomas en cualquier otro sitio distinto al lugar de la picadura) que puede dar lugar a problemas graves. Por ello, en caso de una picadura de himenóptero a una persona alérgica, es necesario la administración urgente de la medicación que haya prescrito el médico especialista en alergia y acudir a un centro médico lo antes posible.


¿Qué hacer en caso de picadura?

Alergia al látex

El látex es una resina que se extrae de algunas plantas y que se utiliza para fabricar una gran variedad de objetos de goma de uso diario.En muchas ocasiones el látex no es fácilmente identificable, por lo que si tu hijo es alérgico al látex debes prestar atención a la composición de los materiales que compres, mediante la información que ofrece el fabricante. Además, deberás aprender a identificar qué objetos cotidianos pueden contener látex, cuando no sea posible leer la información sobre la composición de estos productos, con el fin de evitar el contacto.

Hoy en día hay una gran multitud de productos fabricados con látex.

Para más información sobre productos que pueden contener látex, consulta el listado elaborado por la Asociación Española de Alérgicos a Alimentos y Látex (AEPNAA) aquí.