foto-reaccion

Reacción a la picadura de insectos himenópteros (abejas o avispas)

  • Reacción local: la picadura de himenópteros se caracteriza por ser muy dolorosa. Afecta a la zona alrededor de la picadura, que inmediatamente se enrojece , se inflama y duele. Es la más habitual y, a pesar de las molestias, no es peligrosa y no suele requerir tratamiento médico. Pueden durar más de 24 horas. Algunas veces esta reacción local puede afectar a una zona extensa y persistir durante varios días. En este caso se recomienda acudir al médico ya que puede ser debida a una reacción alérgica.
  • Reacción sistémica o generalizada: generalmente ocurre poco tiempo después de la picadura (hasta una hora) y puede afectar a cualquier zona del cuerpo lejos de la picadura. Lo más habitual son síntomas cutáneos como urticaria y picor, y respiratorios como estornudos, tos, hinchazón de boca y ojos, lagrimeo, sibilancias (pitos) y dificultad para respirar. También puede haber dolor abdominal, nauseas, vómitos o diarreas. En los casos más graves pueden ocurrir síntomas cardiorrespiratorios bajada de tensión, mareo, pérdida de conocimiento y shock anafiláctico, incluso muerte en los casos más serios. Estos síntomas indican que se trata de una reacción alérgica. Esta no ocurre tras la primera picadura de estos insectos, ya que tiene que haber una exposición previa para que las personas que genéticamente sean susceptibles a desarrollarla, se sensibilicen y reaccionen en picaduras posteriores.

Una persona no alérgica puede tolerar de 1 a 25 picaduras de himenópteros, pero en cifras muy superiores puede producirse una reacción toxicológica grave a causa de la cantidad de veneno inoculado.