alergia-animales

Esquivando la alergia a animales

El aire está repleto de ácaros y nuestra casa no es una excepción. A continuación te mostramos unas sencillas recomendaciones para minimizar los riesgos.

  • Las mascotas son compañeras entrañables, pero lamentablemente, en ciertas ocasiones no podemos gozar de su presencia, ya que pueden causar alergias.
  • En caso de ser alérgicos a algún animal, evitaremos el contacto con el mismo, por ejemplo con gatos, perros, hámsters, conejos domésticos, etc. En casas rurales podemos encontrar otros animales como  vacas, ovejas, caballos, etc.
  • Una vez se diagnostica este tipo de alergia, si se decide retirar los animales de la casa, debe saberse que las partículas que la causan pueden perdurar durante largo tiempo.
  • Si se opta por mantener las mascotas, la persona alérgica deberá tocar lo menos posible al animal, que tampoco podrá acceder al dormitorio de la persona afectada y menos aún dormir en la misma cama. Los animales se lavarán a menudo y se utilizarán productos veterinarios para evitar que desprendan caspa o pelo.
  • La orina, la saliva y los alimentos de los animales domésticos también pueden causarla, así que las personas alérgicas no deberían cambiar la arena, recoger los desperdicios ni darles la comida a sus mascotas. Tampoco es conveniente recibir lamidos afectuosos de éstas.

Aunque no esté presente el animal en ese momento, el alérgeno puede quedar en el aire, incluso personas con las que convivimos en el trabajo o en el colegio, pueden transportarlo en su ropa.