En verano es posible encontrar actividades organizadas para colectivos con necesidades especiales, como por ejemplo, convivencias para niños con alergia. En muchas ocasiones, las asociaciones de pacientes o científicas están involucradas en la organización, es cuestión de ponerse en contacto con la más cercana para conocer el programa. En estos campamentos, los niños disfrutan atendidos por personal especializado, al mismo tiempo que se aprovecha para ahondar en la educación de su enfermedad, pero siempre desde un punto de vista lúdico