A menudo las personas con alergia están sensibilizadas a más de un alérgeno (polisensibilización) y sufren de varias alergias a la vez. La polisensibilización puede deberse a varias causas, entre ellas la existencia de reactividad cruzada, que se produce cuando un alérgeno distinto al que causó la sensibilización es capaz de producir la misma reacción alérgica por semejanza en su estructura. Es el caso de la relación entre la alergia a los ácaros y a la gamba, o al abedul y a la manzana.