A finales del siglo XVIII, un investigador inglés descubrió que las personas que tenían contacto con la viruela de las vacas quedaban inmunizadas contra la viruela humana, que es mucho más grave y peligrosa que la vacuna.