¿SABÍAS QUE…?

¿Sabías que… la exposición pasiva al humo del trabajo puede empeorar los síntomas de asma en los niños?

La exposición indirecta al humo del tabaco es desaconsejable para los niños, especialmente para los que tienen asma. Fumar delante de niños con asma puede aumentar la probabilidad de que sufran una crisis y de que estas sean más graves. Además, se sabe que esto puede ocurrir incluso aunque no se fume en una habitación con el niño delante, ya que algunos tóxicos persisten en los tejidos y en el ambiente, y perjudican igualmente a los niños asmáticos.

Otras curiosidades

  • ¿Sabías que… al polen le gusta viajar en barco?

    Hace muchos años, un velero navegaba por el océano profundo. En esta zona es difícil, por no decir imposible, que llegue el polen, pero resulta que uno de los navegantes empezó a presentar los síntomas de la fiebre del heno. ¿Qué pasó? Que el polen había quedado recogido en las velas y al desplegarlas, este navegante, alérgico al polen, inició un proceso alérgico. Esta anécdota ha quedado registrada en muchos tratados sobre la alergia.

  • ¿Sabías que… la inmunoglobulina E es uno de los mediadores principales de la alergia?

    La inmunoglobulina E o IgE es uno de los mediadores principales de la mayoría de las alergias. Este anticuerpo, que de forma natural es responsable de la defensa a determinadas infecciones como la de los parásitos, es capaz de reconocer distintas sustancias externas no perjudiciales como nocivas.  Al detectarlas  pone en marcha una cascada inflamatoria que tiene como consecuencia los síntomas de la alergia.

    Por eso una de las formas de diagnosticar la alergia se basa en medir los niveles de IgE específica frente a distintas sustancias.

  • ¿Sabías que… la obesidad infantil aumenta la probabilidad de padecer asma?

    Existen varios estudios que demuestran que en los niños con obesidad es más frecuente el desarrollo de enfermedades como el asma. Este aumento de relación aparece incluso en los pacientes sin predisposición alérgica. Se ha visto que los lactantes con sobrepeso tienen mayor riesgo de presentar sibilancias o pitos.

¿Más curiosidades?